¿Cómo entrar en Lanzadera siendo solo founder?

Las cosas claras, para aventurarse a ser solo founder hay que tener coraje, y no solo eso, hay que ser capaz de demostrarlo.

Bienvenidos apreciados lectores al primero de muchos artículos que vamos a publicar desde Vitum Technologies. Quería iniciar esto de una forma más personal, explicando por qué hacemos lo que hacemos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir. Y para ello, qué mejor que contaros cómo ha sido nuestra aventura hasta llegar a Lanzadera. Como os contaba, para ser solo founder hay que tener coraje, hay que ser apasionado en lo que haces, debes amar emprender, debe estar en tu ADN. Y en mi caso en concreto, siendo la primera startup en la que me aventuro de una manera más profesional, debo decir que un poco loco también se debe estar, loco por lo que haces. 

Lanzadera aparece en el radar de Vitum alrededor de mayo de 2021, cuando estábamos llegando a la terminación del StartUp Programme organizado por la Fundación Junior Achievement. En ese momento recibí una llamada de la organizadora del StartUp Programme, quien me sugirió que podría aplicar al programa de Lanzadera. Visto que parecía que iba con todo a por este proyecto y no parecía que tuviera intención de sacar el pie del acelerador. Así que aplicamos y fuimos pasando fases, entrevistas, preguntas, momentos de duda, y momentos de confianza. Y llegamos  a julio de 2021, a la jornada de pre aceleración en el edificio de Lanzadera. Ese día se organizaron distintas actividades y nos dieron la oportunidad de presentar nuestro proyecto ante los directores de proyectos de Lanzadera para pasar la última fase y entrar oficialmente en el ecosistema. Unas semanas después, en Barcelona recibimos finalmente la noticia… Estábamos fuera, no habíamos logrado pasar ese último filtro. 

¿Por qué no? ¿Qué ha fallado? ¿Qué he hecho o explicado mal? La verdad, surgieron mil dudas, pero debo decir que recibí una esperanzadora llamada de Lanzadera con feedback sobre nuestra situación y porque no estábamos dentro. En pocas palabras, madurez del proyecto y equipo, ahora con perspectiva lo entiendo. Esto nos sirvió para entender hacia dónde teníamos que ir, que debíamos mejorar y qué acciones deberíamos tomar para seguir adelante al nivel que queríamos. En vez de aflojar, aceleramos, empezamos a trabajar más fuerte, a formar equipo, con talento y ambición, a desarrollar producto, hablar con más empresas, entender mejor la industria, sus problemas y cómo resolverlos mejor que nadie.

Esto nos lleva a febrero, cuando recibo un inesperado mail de Lanzadera, querían tener una llamada conmigo… Mi respuesta, en pocas palabras fue, aún estamos verdes para el nivel al que queremos llegar, no estoy seguro de si os puede interesar que apliquemos. Aun así, por suerte esa llamada se dio. Después se organizó una reunión en el Pier de Barcelona con un director de proyectos, y otra más poco después, y finalmente una última más, de esta me acuerdo muy bien. 

Semana del Mobile World Congress en Barcelona, 1 de marzo por la noche, reviso el calendario para asegurarme de la hora y lugar de la reunión. ¿Javier Jiménez aceptó la asistencia en la reunión? ¿Es quien creo que es? Tiene que ser un error. Efectivamente, a las 9 de la mañana en el Pier de Barcelona me esperaba un director de proyectos junto con el director general de Lanzadera. La reunión fue bien, muy bien. Una vez terminada, no paré de pensar, como puede ser que el director general de Lanzadera se haya reunido conmigo, yo, que aún lo tengo todo por demostrar. Ni siquiera tenía claro si ya estábamos dentro o no, parecía que contaban conmigo, ¿pero era eso suficiente garantía? Pocos días después me llegó EL correo, ese que cualquier emprendedor espera recibir. Lo habíamos logrado, estábamos en Lanzadera, me volví loco, el equipo no se lo creía… Entonces; ¿en qué habíamos mejorado? ¿Por qué ahora sí?

Estas son mis conclusiones, primero de todo el tiempo, uno debe tener presente en que momento se encuentra su proyecto. No siempre es el momento indicado, y no hay nada malo en eso, uno solo debe ser consciente de ello. Por otra parte, creo que había demostrado tener ese coraje que hace falta para ser solo founder. Había demostrado que podían decirme que no, que yo no me bajaba del tren, que Vitum sigue adelante bajo cualquier circunstancia. Un punto clave, creo que fue el poder enseñar como habíamos aprendido de su feedback y habíamos mejorado, habíamos formado un equipo con mucho talento y teníamos un MVP funcionando. Entonces, desde nuestra experiencia, podríamos decir que hay tres puntos importantes a tener en cuenta cuando aplicas a Lanzadera. El tiempo, en que momento se encuentra tu proyecto. El equipo, eres solo founder, muy bien, pero con quien vas a llevar a cabo toda tu visión. El producto, en qué punto está, es solo un concepto o hay algo tangible.

Entonces, ¿dónde nos deja esto a día de hoy? Pues bien, con muchas más ganas de seguir adelante, con más ambición y expectativas de futuro, pero lo más importante, con los pies en la tierra. Ahora más que nunca nos toca seguir trabajando y remando para cumplir objetivos y demostrar que esa confianza depositada en nosotros es la elección correcta. Debemos ser conscientes que por muchas expectativas y oportunidades que estemos generando, debemos seguir generando valor, materializando las cosas y cumpliendo objetivos.

Únete a la comunidad de #Vits en Redes Sociales y estate al día de todas las novedades del proyecto.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Solicita una demo

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto con vosotros.